23/10/2020
filetes de atún

¿Cuán importantes son los ácidos grasos OMEGA-3 para la salud?

¿ Qué son los ácidos grasos Omega-3 ?

Los ácidos grasos Omega-3 se encuentran entre los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga.

Forman parte de las biomembranas de las células del cuerpo y son precursores de sustancias biológicamente activas (eicosanoides).

Los ácidos grasos más importantes para los humanos son el ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido eicosapentaenoico (EPA).

Nuestro cuerpo no puede producir estos ácidos grasos esenciales o solo en un grado limitado, es por eso por lo que necesitamos consumirlos a través de nuestra comida.

Se sabe que el pescado es una fuente importante de nutrientes para el cuerpo, ya que contiene, entre otras muchas cosas, los importantes ácidos grasos omega-3 en una concentración tan alta como ningún otro alimento.

Los expertos recomiendan comer al menos una o dos porciones de pescado por semana para promover una vida saludable.

Ácidos grasos esenciales DHA y EPA

Estos dos ácidos grasos solo se encuentran en el pescado y en ningún otro alimento. Contribuyen a mantener una función cardíaca normal, además el DHA ayuda a mantener la vision y la función normal del cerebro.

Otro ácido graso esencial es el ácido alfa-linolénico (APA).

El APA contribuye al mantenimiento de los niveles normales de colesterol en la sangre.

A diferencia del DHA y el EPA, el APA también se encuentra en alimentos vegetales, por ejemplo, en nueces y semillas, algunos aceites comestibles o en la soja.

Afortunadamente, debido a que el cuerpo puede convertir parte de su energía en DHA y EPA, las personas que no quieren o no pueden comer pescado pueden satisfacer sus necesidades dietéticas de ácidos grasos esenciales con APA.

¿Cual es la diferencia entre Omega-3 y Omega-6?

Otros tipo de ácidos grasos esenciales que consumimos son ácido linoleico y ácido araquidónico, los llamados ácidos grasos omega-6, que son contenidos en el aceite de girasol, la margarina o en productos de origen animal.

Dado que los ácidos grasos omega-6 y los ácidos grasos omega-3 compiten por el mismo sistema enzimático, un desequilibrio puede hacer que el cuerpo procese solo los ácidos grasos omega-6 y desplace a los ácidos grasos omega-3.

Una consecuencia de esto es que se produzcan más leucotrienos, los cuales pueden causar inflamación o alergias.

Los ácidos grasos Omega-3 como suplemento dietético

La ingesta de ácidos grasos Omega-3 también puede ser dada en forma de suplementos nutricionales.

Para los síntomas y enfermedades causadas por la deficiencia aguda de ácidos grasos, los suplementos son una opción fácil y cómoda de consumirlos.

Incluso aquellos que generalmente comen raramente o nada de pescado, pueden regular fácilmente su ingesta de omega-3, por ejemplo, con cápsulas de aceite de pescado.

Los vegetarianos pueden usar aceite de linaza en su lugar, por ejemplo.

¿Qué alimentos contienen Omega-3?

Pescado: Eglefino, atún, caballa, salmón, trucha, sardina.

Aceites comestibles: Aceite de canola, aceite de cáñamo, aceite de linaza, aceite de nuez.

Verduras: Coles de Bruselas, espinacas, frijoles, aguacate.

Nueces y semillas: Semillas de chía, semillas de lino, nueces, almendras.

Soja

Beneficios de los ácidos grasos Omega-3

  1. Afectan positivamente a mantener su corazón y sus vasos sanguíneos en forma y eficientes hasta la vejez, o si la hipertensión, los vasos sanguíneos agrietados y los ataques cardíacos amenazan.
  2. El Omega-3 también es importante para que el cerebro funcione bien, especialmente en niños y ayuda a mantenerlos concentrados y enfocados.
  3. Los ácidos grasos Omega-3 tienen un efecto antiinflamatorio. Su suministro de omega-3 decide significativamente si su piel está suave y saludable o inflamada (por ejemplo, acné, dermatitis atópica), si su intestino está sano o inflamado (por ejemplo, colitis ulcerosa ) o si sus articulaciones están intactas y móviles o inflamadas (por ejemplo, reumatismo, artritis).
  4. Los ácidos grasos Omega-3 incluso afectan su estado de ánimo: Un suministro óptimo de omega-3 puede mejorar la depresión (incluso grave), ya que mejora los efectos de la serotonina, cual es la hormona de la felicidad.

Esto es solo la punta del iceberg

¿Tienen los ácidos grasos Omega-3 beneficios cardiovasculares?

Estudios previos indicaron algunos, aunque limitados, beneficios cardiovasculares de los ácidos grasos omega-3.

Según una publicación de Medline Plus, los ácidos grasos Omega-3 reducen los trigliceridos (que es un tipo de grasa en la sangre), reducen el riesgo de latidos cardíacos irregulares, disminuyen la acumulación de placa en las arterias y ayudan a bajar ligeramente la presión arterial.

Sin embargo, la revisión de los datos actuales por el Comité de Medicamentos para Uso Humano de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), mostró que 1 g de DHA y EPA por día no protege a los pacientes de ataque cardíaco de problemas cardiovasculares adicionales.

Estudios de caso

Un estudio publicado por JAMA Network, apunta a que los suplementos dietéticos que contienen ácidos grasos omega-3 no previenen los ataques cardíacos o derrames cerebrales.

En otro estudio dirigido por la Universidad de Oxford, se realizó un estudio controlado con placebo para determinar si la ingesta de cápsulas de aceite de pescado protege a los diabéticos de enfermedades cardiovasculares.

También en este grupo objetivo en particular, no hubo diferencias en la frecuencia de ataques cardíacos, derrames cerebrales, muertes cardiovasculares o cáncer entre los pacientes usando aceite de pescado o placebo.

Los ácidos grasos Omega-3 ayudan a controlar el colesterol

Los suplementos dietéticos que contienen ácidos grasos omega-3, como el aceite de pescado o las cápsulas de aceite de linaza, a menudo son promovidas para mantener los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre en un punto óptimo.

Al mismo tiempo, su consumo debería contribuir a una función normal del cerebro, la visión y la función cardíaca.

No está claro en qué medida los ácidos grasos Omega-3 pueden afectar el transporte inverso de colesterol (TIC).

El TIC describe un mecanismo por el cual el exceso de colesterol de los tejidos periféricos se transporta al hígado para la excreción hepatobiliar, inhibiendo así la formación de células espumosas y el desarrollo de aterosclerosis.

Un estudio publicado por la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU., apunta a que los ácidos grasos Omega-3 podrían afectar de manera beneficiosa al TIC, principalmente al influir en el remodelado de lipoproteínas de alta densidad y promover la excreción de esteroles hepatobiliar.

Los ácidos grasos Omega-3 regulan la presión arterial

El ácido linolénico aumenta la fluidez de la sangre al mismo tiempo que baja la presión arterial, además de también reducir los lípidos en la sangre.

Un estudio realizado por Proceedings of the National Academy of Science of the USA, demostró los canales vasculares son receptores de ácidos grasos omega-3 de cadena larga, y estos ácidos grasos, a diferencia de sus derivados de éster etílico, activan los canales y reducen la presión arterial.

Este hallazgo tiene implicaciones prácticas para el uso de ácidos grasos omega-3 como nutracéuticos para el público en general y también para los enfermos críticos que reciben fórmulas enriquecidas con omega-3.

Ayuda a disminuir el riesgo de cáncer

Los ácidos grasos Omega-3 tienen un efecto positivo en la estructura celular del cuerpo.

Esto podría reducir el riesgo de desarrollar células cancerígenas.

La evidencia preclínica revela que los ácidos grasos omega-3 y sus metabolitos podrían modular las vías fundamentales subyacentes a las complicaciones secundarias al cáncer, lo que indica que este es un campo de conocimiento prometedor para explorar.

botella de ácidos grqsos Omega-3

Los ácidos grasos Omega-3 podrían ayudar a la salud del feto durante el embarazo

No está totalmente demostrado si tomar suplementos dietéticos que contienen EPA y DHA durante el embarazo o la lactancia afecta la salud o el desarrollo del bebé.

Más sin embargo, algunos estudios demuestran que tomar estos suplementos podría aumentar la cantidad de tiempo que el bebé está en el vientre y un poco el peso del bebé al nacer, lo que podría ser beneficioso.

Estabiliza el estado de ánimo y el sueño profundo.

El ácido graso Omega-3 ayuda a mejorar los niveles de melatonina.

Esta hormona regula el ciclo del sueño, por lo tanto, un nivel bajo de omega-3 acarreará un nivel bajo de melatonina.

El resultado son trastornos del sueño y estados de ánimo depresivos.

Pero con una cantidad suficiente de ácido graso el sueño puede estabilizarse, así como las hormonas y los cambios de humor se equilibrarán.

¿Tiene efectos secundarios?

Entre los efectos secundarios de los ácidos grasos Omega-3 está que pueden producirse náuseas y vómitos.

En los diabéticos, el control del azúcar en la sangre puede ser difícil y el sistema inmunitario puede verse afectado negativamente, lo que puede conducir a una mayor susceptibilidad a las infecciones, especialmente en los ancianos.

Por lo tanto, en el caso de una enfermedad infecciosa existente, solo se debe administrar una dosis adicional de ácidos grasos omega-3 después de consultar al médico.

En particular, la EPA puede causar un aumento en el nivel de colesterol malo (LDL).

Esto es particularmente problemático para ciertos trastornos del metabolismo de los lípidos.

Se debe tener especial cuidado al tomarlo junto a medicamentos.

Por ejemplo, el uso de productos de ácidos grasos omega-3 en dosis altas puede aumentar los efectos de los medicamentos anticoagulantes como el ácido acetilsalicílico (AAS).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *